1238 atenciones a comerciantes de mercados con la estrategia ‘Una Salud’

Desde el 5 de enero, los nutricionistas comunitarios han realizado 1238 atenciones a comerciantes y sus familias en los diferentes mercados municipales, personas recicladoras y a la comunidad en general. Se ha intervenido en los grupos etarios: preescolares, escolares, adolescentes, adultos y adulto mayor, los cuales han recibido atención nutricional individualizada, de acuerdo al riesgo de malnutrición encontrado.

La estrategia ‘Una Salud’ dirige los esfuerzos institucionales en materia de seguridad alimentaria y nutricional, fortalecer el conocimiento sobre alimentación saludable enfocado a influir en una mejor elección de los alimentos que se consumen diariamente y repercuten en el estado nutricional individual, familiar y comunitario.

Los equipos comunitarios se movilizan a diversos sectores de la ciudad, de las zonas urbana y rural. Estos equipos de salud están integrados por médicos, enfermeras, nutricionistas, psicólogos clínicos y técnicos de salud, que realizan funciones de atención, promoción y prevención en temas de salud mental, nutrición, enfermedades crónicas transmisibles y no transmisibles.

En este proceso se ha puesto énfasis en los grupos prioritarios y vulnerables, por medio de intervenciones individuales, familiares y comunitarias, con la articulación interinstitucional e intersectorial y con participación ciudadana.

Los indicadores que se consideran para categorizar el riesgo nutricional son:

  • Seguridad alimentaria en los hogares
  • Ingreso del hogar en relación a la canasta vital
  • Frecuencia de consumo de alimentos diario
  • Paquete priorizado, para conocer si los niños menores de 2 años y mujeres en periodo de gestación reciben una atención óptima y completa
  • Presencia de malnutrición: como desnutrición, sobrepeso, obesidad y hambre oculta – deficiencia de micronutrientes – hierro

Una vez identificado el riesgo nutricional se brida educación nutricional individualizada y se generan estrategias para mejorar la seguridad alimentaria en los hogares. Además, los usuarios con riesgo alto se los refiere a las Casas de Bienestar y Vida, donde se realizará seguimiento y monitoreo nutricional.

Comparte este artículo:

Deja un comentario