El Municipio de Quito cuida la salud mental materna

Hoy, primer miércoles de mayo se conmemora el «Día Mundial de la Salud Mental Materna», con el objetivo de sensibilizar a la población mundial acerca de la importancia de prevenir, detectar y brindar tratamiento a los trastornos mentales durante el embarazo, parto y postparto.

Con la conmemoración, se pretende incrementar la conciencia acerca de la prevención y atención oportuna de los trastornos de la salud mental materna, evitando complicaciones.

La Secretaría de Salud, a través de las Unidades Metropolitanas de Salud (UMS) Norte, Centro y Sur, brinda atención sanitaria humanizada y respetuosa en cuanto a los derechos de las mujeres en el embarazo y postparto, como punto clave para un óptimo bienestar mental.

Al ser fundamental el cuidado de la salud mental materna, las y los psicólogos de los equipos de salud comunitaria trabajan en territorio en la prevención, detección y atención de riesgos psicosociales durante el embarazo y el primer año tras el nacimiento.

Desde la «Casa de Bienestar y Vida – Juventudes», un espacio amigable para adolescentes que cuenta con certificación por el Ministerio de Salud Pública, se efectúa la intervención con mujeres adolescentes embarazadas y adolescentes madres a través de procesos de asesoría y acompañamiento para una preparación integral, teórico, física y psicoafectiva durante la gestión y el proceso de crianza.

De acuerdo a la Perinatal Mood and Anxiety Disorders (PMAD, por sus siglas en inglés), anualmente 1 de cada 5 mujeres en todo el mundo, experimentan algún tipo de trastorno del estado de ánimo y de ansiedad en el período perinatal, que sin la atención médica especializada oportuna puede derivar en los siguientes trastornos: Depresión Perinatal, Ansiedad, Trastorno Obsesivo Compulsivo, Trastorno Bipolar, Psicosis Posparto.

Las principales causas y factores más frecuentes que afectan la salud mental materna son: fatiga y cansancio, falta de sueño, cambios hormonales, idealización de la maternidad, experiencias traumáticas pasadas, conflictos familiares, antecedentes familiares o personales de trastornos mentales, pérdida de un hijo.

Se estima que entre el 50 y 80% de las mujeres que han dado a luz sufren la denominada «tristeza posparto», también llamada «melancolía posparto» que representan un grado de depresión causado principalmente por los cambios hormonales producto del parto. Algunas de las características y manifestaciones más visibles son: cambios y alteraciones en el estado de ánimo; emociones y sentimientos de tristeza, ansiedad y desesperanza; episodios de llanto frecuentes; pérdida del apetito y del sueño y descuido en el aseo personal diario.

La promoción de la salud mental materna es vital para el perfecto desarrollo y disfrute de esta etapa y el bienestar del binomio madre-hijo o hija.

Comparte este artículo:

Deja un comentario