Municipio de Quito promueve la creación de huertos orgánicos familiares

El Municipio de Quito, a través de la Secretaría de Salud y el componente de Nutrición de la Dirección Metropolitana de Prevención, Promoción y Vigilancia, impulsa la creación de huertos orgánicos familiares como un mecanismo para fortalecer la Seguridad Alimentaria en los hogares de Quito.

Durante los meses de junio y julio, el equipo de nutricionistas de salud municipal ha trabajado en el reciclaje de madera para construcción de cajas a fin de elaborar semilleros múltiples, los mismos que serán entregados junto con la capacitación y seguimiento correspondiente a familias de niños, niñas y mujeres gestantes con riesgo de malnutrición y en cuyos hogares también prima la inseguridad alimentaria y bajo acceso a la canasta básica vital.

Adicionalmente, la producción de cajas para semilleros contribuirá a la elaboración de los huertos dentro de la Casa de Bienestar y Vida (CBV) Una Salud, la misma que pretende constituirse como un establecimiento que brinde capacitación constante sobre esta práctica a nivel familiar y comunitario.

Con el objetivo de educar a la población en relación a los beneficios de la implementación de huertos sostenibles, que representan múltiples beneficios para la familia y la comunidad, el equipo de nutricionistas capacitó a 40 jóvenes (entre hombres y mujeres) que acuden a la CBV Una Salud sobre la separación responsable de desechos orgánicos para la utilización en la producción de abono. Además, se dio inicio a la promoción del huerto a éstos jóvenes quienes, junto al Equipo de Salud Comunitaria, aprendieron acerca de los beneficios de la elaboración del compostaje, con la colocación de los desechos orgánicos ya preparados en uno de los terrenos de 24 metros cuadrados.

Durante el 2021 y lo que va del 2022, el equipo de nutricionistas comunitarios ha identificado y registrado a 152 familias a quienes se les entregará las cajas con tierra abonada y las semillas para que inicien con los huertos orgánicos familiares. Para ello los profesionales ejecutan visitas domiciliarias para el tamizaje e identificación de riesgo de malnutrición en la población de Quito.

Además, realizan la toma de medidas antropométricas y bioquímicas como peso, talla, perímetro cefálico, circunferencia abdominal, perímetro de la pantorrilla, medición de hemoglobina y glucosa. A más de esto, debido a que la malnutrición es multicausal, se profundiza aún más en su estimación a través de una serie de encuestas como la Encuesta Latinoamericana y Caribeña de Seguridad Alimentaria (ELCSA), la encuesta de determinación de ingresos en relación al acceso a la canasta básica, el cumplimiento oportuno del paquete priorizado, la frecuencia de consumo de alimentos y determinación de periodicidad e intensidad de la práctica de actividad física.

Los equipos de nutricionistas realizarán visitas mensuales para seguimiento permanente tanto del estado nutricional de la familia como para la asistencia en la implementación del huerto.

Con los huertos orgánicos familiares se logra producir alimentos de calidad y buen sabor, se recicla los desperdicios de alimentos para producir tierras fértiles, se ahorra dinero en compras de alimentos, se cultiva con calidad e inocuidad y se fortalece la integración familiar. Además, cultivar hortalizas estimula y garantiza un mayor consumo de vegetales en todos los grupos etarios de la familia y promueve, no solo una buena alimentación, sino una mejor salud mental.

Comparte este artículo:

Deja un comentario